Para una mejor experiencia, cambie su navegador a CHROME, FIREFOX, OPERA o Internet Explorer.
Consejos para conducir seguro en invierno

Consejos para conducir seguro en invierno

Lluvia, nieve, granizo, hielo y de noche a las 18 horas. Estas son las características más importantes del invierno que tenemos que tener en cuenta a la hora de ponernos frente al volante. 

Al igual que el calor del verano nos obliga a estar pendientes de elementos como la climatización y la refrigeración del coche, en estos próximos meses, deberemos prestar especial atención a distintos factores para poder viajar de forma segura y prevenir problemas mecánicos en nuestro coche. 

¡Comenzamos!

ANTES DEL VIAJE

1.Mira las presiones

Es fundamental que los neumáticos tengan la presión correcta. Si están muy hinchados, su flanco será rígido y perderás adherencia, ya que cuando comiencen a deslizar, llegará antes. Sin embargo, es peor llevarlos poco inflados, ya que el aquaplaning se iniciará a mucha menos velocidad. 

2. Limpia las luces

La suciedad de los faros y de los pilotos disminuye considerablemente su eficacia. No solo provoca que nosotros veamos menos, sino que también los demás nos vean menos a nosotros. 

3. Limpia los cristales

Los parabrisas que están sucios se empañan mucho antes que los que están limpios. Por eso es muy importante que lleves los cristales limpios. Para limpiarlos por dentro, te recomendamos que apliques una capa de producto antivaho. Para limpiarlos por fuera, utiliza un repelente de agua. 

4. Si la carretera resbala, no arranques en primera

Si vas a arrancar y la carretera resbala, debes girar las ruedas con suavidad para arrancar más fácilmente. Por eso no te recomendamos que salgas en primera, porque esta marcha es muy corta para eso. Prueba a salir en segunda o tercera. Es posible que patine el embrague y comiences a notar ese olor tan característico. No te preocupes, pero comprueba que no sale humo de debajo del coche. 

EN MARCHA

5. Vigila la temperatura exterior

Normalmente todos los coches nos avisan cuando la temperatura exterior es inferior a los 4 grados. A partir de este momento es posible que encontremos hielo en la calzada, por eso tenemos que extremar la precaución. Ni siquiera los neumáticos de invierno ofrecen mucha adherencia sobre hielo. Así que ten cuidado y párate si ves que la situación no es la más adecuada para seguir circulando. 

6. Ten cuidado con los charcos

A veces no le prestamos la suficiente atención y los charcos pueden ser más peligrosos de lo que pensamos. Por dos motivos:

  • Si hace mucho frío, los charcos pueden helarse y tardar horas en deshelarse. Por lo que en estos casos, un truco para detectar charcos helados es fijarse en la cortina de agua que levantan los neumáticos del coche de atrás. Si en algún momento desaparece, ¡cuidado!
  • Si el charco no es lo suficientemente profundo, puede provocar aquaplaning. En las ruedas delanteras, el aquaplaning significa quedarte sin frenos y sin dirección. Y no hay solución posible… salvo esperar a que el charco termine o la velocidad baje y el neumático aterrice.

7. Presta atención a las curvas

Una de las acciones que produce más hielo en la carretera es el paso repetido de vehículos. Esto es especialmente intenso en la entrada de las curvas, porque al frenar, el peso del vehículo se traslada a las ruedas delanteras y esto se traduce en más nieve en la zona donde frena todo el mundo. Nieve que posteriormente se convierte en hielo. Por lo que debemos tener más cuidado que nunca. 

8. Conduce con marchas largas

Esto tiene relación con lo que hemos comentado anteriormente sobre la recomendación de no salir en primera cuando está helada la zona. Siempre que sea posible, cuando hay hielo o nieve o en calzada, recomendamos conducir con las marchas del coche más largas. 

Esperamos que te hayan sido de utilidad estos 8 consejos y que nunca lo olvides, lo importante es llegar. 

Deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top